Centenario

Agua de Colonia Concentrada Alvarez Gómez cumple 100 años

Cien años de historia en una marca se consiguen con mucho trabajo, perseverancia e ilusión, porque suponen éxitos y fracasos, aciertos y errores, sonrisas y lágrimas, de todo un equipo de personas, descendientes de la misma familia que, junto a otros colaboradores externos, a lo largo de un siglo, han velado por transmitir los valores originales de un producto de tradición, imagen y extraordinaria relación calidad-precio, los mismos con los que en 1912, se creó el Agua de Colonia Concentrada Alvarez Gómez.

Gracias a la cohesión familiar y la convivencia entre generaciones, se ha dado un intercambio que ha sumado experiencias y ha aportado el respeto al oficio tradicional, pero también con una visión renovadora y una capacidad innata para adaptarse a todas las épocas a lo largo de un siglo de historia. Superando adversidades como la Guerra Civil, la escasez de recursos de materiales o económicos, cambios en la distribución, sobreviviendo a los empujes de la moda y resistiendo a la enorme competencia de marcas de multinacionales poderosas, el AGUA de Colonia CONCENTRADA Alvarez Gómez CUMPLE orgullosamente CIEN AÑOS de permanencia en vitrinas, escaparates y rincones de las mejores perfumerías y grandes almacenes de nuestro país y del extranjero.

A lo largo de todo este tiempo, incontables hechos y anécdotas, innumerables clientes, de todo origen y condición social, han formado parte de su identidad, según la época, el ámbito social, político o cultural en el que vivían y, orgullosamente se reconoce que “Alvarez Gómez es más que una marca de colonia”, una frase que se repite en muchos hogares españoles, cuando se menciona esta casa de perfumes.

Desde su fundación a finales del siglo XIX, la perfumería ALVAREZ GÓMEZ ha creado productos de extraordinaria calidad para su distinguida clientela, siendo un referente en la capital de España como comercio tradicional de prestigio y estilo propio, especializado en la venta de artículos de perfumería, belleza e higiene. Casas reales, nobles, políticos, artistas, toreros, gente de a pie… y todo aquél que necesitaba algo especial y de calidad para cuidar y mejorar su aspecto, no dudaba en visitar la Perfumería Alvarez Gómez en Madrid, para surtirse de lo mejor de la época.

Muchos de ellos descubren así también el aroma limpio, fresco y estimulante de una preparación especial que esta perfumería elaboró en 1912: el Agua de Colonia Concentrada Alvarez Gómez y, prendados por sus propiedades y agradable sensación de bienestar, se convirtieron en fieles consumidores de la misma, transmitiendo su entusiasmo por la marca de padres a hijos y entre sus conocidos.

Y es que este aroma es único e inconfundible; es una fragancia original, combinación armoniosa de esencias naturales de Limón de levante español (con propiedades purificantes y tonificantes), Lavanda Mediterránea (calmante, anti infecciosa y tonificante), Eucalipto (purificante y tonificante), Espliego, Romero, Bergamota,… entre otros muchos aceites esenciales aromáticos de origen mediterráneo.

Es un agua de colonia atemporal, que lleva grabada la etiqueta de “clásica” por haber perfumado a varias generaciones sin alterar las notas de su fórmula original ni su refrescante aroma, adecuada para cualquier época del año. Es para todos y para todo: no tiene edad, sexo, momento ni lugar de aplicación, y baña los cuerpos de toda la familia sin hacer ningún tipo de distinción, de generación en generación.

Desde 1912 a 2012 han pasado 100 años y podemos decir con gran satisfacción que el Agua de Colonia Concentrada ALVAREZ GÓMEZ se ha afianzado como un producto honesto, serio, familiar único y muy español valorado y reconocida por su calidad e imagen en la industria de la perfumería española y del extranjero.

Desde sus inicios, cuatro generaciones de la familia ALVAREZ GÓMEZ, cada una con el firme propósito de mejorar a la anterior, han realizado su trabajo con la mayor ilusión y esfuerzo. En esta última década se han introducido nuevos productos, aclamados por los profesionales y por el público final y se ha consolidado la expansión internacional.

Porque no todos los días se celebra un Centenario, ¡gracias a todos por hacerlo posible!